martes, 8 de junio de 2010

Pequeñas narraciones intrascendentes II



El Peatón cuenta que….


Corderito era el vendedor de dulces del barrio, y además tenía el don de la ubicuidad. Cuando nos reuníamos en el parque de Santa Paula, era frecuente que algunos amigos de la cuadra coincidieran en decir que habían visto a Corderito, el mismo día y a la misma hora, en diferentes sitios de la ciudad. También tenía Corderito el don de la inmortalidad, pues tres generaciones de muchachas y muchachos del barrio fuimos testigos de sus periplos por nuestras calles, con su rostro sempiterno y su venerable cajón de golosinas. Ni una cana más, ni un dulce menos. Ni una arruga más, ni un chicle menos, a través de los años.

Tenía Corderito la ruinosa estrategia comercial de no cobrar por su mercancía, aunque era poca cosa: algunos confites, siempre los mismos, barritas rayadas de menta que no se conseguían en ninguna tienda y unas cajitas de chicles "charms" constituían toda su variedad.  

– Cuanto le debo, Corderito, - le preguntaba el comprador que tomaba un caramelo del cajón, y Corderito negaba con la cabeza al tiempo que respondía sonriendo: - no es nada, se lo regalo. – 

Entonces el cliente insistía en pagar (porque nadie en el barrio, lo habrán intuido ya, quería aprovecharse de su retardo mental), pero él se negaba con tozudez a recibir el precio. Sin embargo a Corderito nunca se le quebró el negocio, y siguió rezumando bondad por los poros durante muchos años hasta que, sin darnos cuenta, desapareció. 


Se me ocurre que su ángel de la guarda, con mejor visión comercial y cansado de financiar las pérdidas inveteradas del negocio de Corderito, le dio por permitirle el acceso al otro toldo, donde la gente no come golosinas o al menos no lo hace sin pagar.

Créditos foto: www.morguefile.com

8 comentarios:

  1. Muy tierno el relato de Corderito. ¡Quién le pondría ese mote?

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo mencionas, Dolores, debo decirte que no lo sé. El origen de su nombre es tan misterioso como el del personaje mismo. Pero que existió, si existió; al menos en la memoria colectiva de los amigo de la infancia.

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo en la ubicuidad del tal Corderito. Me parece que en cada barrio tuvimos un personaje parecido.

    ResponderEliminar
  4. Me parece una narración llena de ternura, una vuelta a la infancia que me trajo a la memoria los vendedores de barquillos dulces que había en el parque donde me llevaban a jugar con mis hermanas...¿qué habrá sido de aquellos vendedores de sueños y de risas? Un abrazo, me encanta como cuentas historias.

    ResponderEliminar
  5. Si, María los hermosos recuerdos de la infancia nos dan la fortaleza necesaria para seguir luchando por recuperar la Arcadia perdida. Gracias por tu generoso comentario.

    ResponderEliminar
  6. Don Danilo, no me cabe la menor duda de que en el lejano barrio de nuestra infancia siempre hubo un Corderito.

    ResponderEliminar
  7. Creo que en la vida de aquellos que crecimos en Bogotá siempre existió un Corderito!
    El mío estaba por los lados de la 13 con 69!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el entrañable barrio de Chapinero, cómo no. Gracias por compartir los recuerdos dulces de la infancia.

      Eliminar

Guía zurda de Cartagena de Indias

(Plazoleta Benkos Biohó en la Matuna, Cartagena de Indias. Foto de El Universal) (el peatón haciendo una foto por encargo, Cartage...