martes, 6 de julio de 2010

Recetario del rebusque IV



PAPA CHALEQUEADA EN OCTAVILLA (receta lí-rica)



En octavilla de papel
te diré la chalequeada:
la papa medio pelada
con el guiso del tomate.

Se cocina el tubérculo
y se saltea la cebolla
con la sal en una olla,
ajo y queso para el vate.


Hasta aquí el peatón.

Ahora transcribiré la receta en prosa, extractada del libro MI COCINA del chef Kendon Macdonald, un escocés que era más bogotano que el sorbete de curuba:

"Ingredientes

1 libra de papa sabanera chalequeada (se pela en partes, dejando pedazos de cáscara)
6 tallos de cebolla larga desflecados
6 tomates pelados y sin semillas
1 pizca de comino
1 cucharada de harina
½ taza de leche
½ libra de queso paipa o campesino rallado
6 cucharadas de mantequilla
Ajo, sal y pimienta

Procedimiento

1. Hervir las papas chalequeadas en abundante agua hasta que estén suaves.
2. Saltear la cebolla y el ajo en la mantequilla ¡No dejar dorar!
3. Agregar los tomates y saltear hasta que empiecen a formar una salsa.
4. Añadir la harina y revolver.
5. Agregar la leche y revolver en la misma dirección.
6. Agregar el queso, la sal, el comino y la pimienta en el momento de servir. Reservar algo de queso para rociar encima."


créditos foto: papacho www.flickr.com

5 comentarios:

  1. Esa papa es ¡suculenta! y va muy bien con la sobrebarriga en salsa. Claro que a los de pata al suelo generalmente no les alcanza para la carne, JAJAJA pero la papa sola, así como la de la foto, basta y sobra. eS RIQUÍSIMA.

    ResponderEliminar
  2. Luce muy sabrosa la papa chalequeada. Como maestra te digo que está muy bien construida la octavilla; y como comenzal, te digo que la papa se ve muy solita sin la carne... JEJE

    ResponderEliminar
  3. Darío: Gracias por esta receta. Debo decirte que ayer elaboré unas papas chalequeadas al puro estilo "Pata al suelo", le dije a mi hijo que lo invitaba a comer y ni tardo, ni perezoso llegó a hacerle los honores.
    Al parecer tuve el éxito esperado, pues mi vástago se relamió los bigotes y tanto él como Alejandra, mi sirvienta, me pidieron doble ración.
    Gracias, gracias ,gracias: Doña Ku

    ResponderEliminar
  4. Doña Ku: La dicha más grande para un chef, así sea virtual, es que sus comensales repitan dosis, se chupen los dedos y se relaman los bigotes. Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar

Héroes insospechados y clandestinos

“Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes más grandes de la historia.” Walt Whitman Irene & Cia. Una muchac...