jueves, 30 de septiembre de 2010

“HAY GOLPES EN LA VIDA, TAN FUERTES…”




"Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!"

César Vallejo, LOS HERALDOS NEGROS


Por estos días en que aún está vigente la solidaridad con el pueblo haitiano víctima del cataclismo, con los mineros chilenos, y con las víctimas más recientes de las avalanchas en Colombia y México, así como de las inundaciones en Centroamérica y el Caribe (para no ir más lejos de nuestro gran continente americano), nos preguntamos con impotencia dónde está Dios; si es que tal vez se halla en vacancia celestial, o es que sus compromisos están sólo con los poderosos; en fin, blasfemias de índole parecida producto de nuestra rabia momentánea, pero que repiten cada mañana los olvidados de Dios con justa razón. Y permaneceremos indignados y compungidos durante unos días más, unas semanas quizás, hasta que los noticieros dejen de pasar las imágenes dramáticas de las catástrofes humanitarias y olvidemos el asunto; o nos suceda como con nuestros desplazados por la violencia, que de tanto verlos en los semáforos se nos volvieron invisibles, o se integraron al paisaje de fondo, lo cual es peor.

Pero mientras eso pasa, mientras aun tenemos a flor de piel la caridad cristiana, la solidaridad, o el sentimiento de culpa por ser tan privilegiados, o lo que sea que mueva nuestra humanidad mediática, cualquier ayuda será valiosa. De manera que toca movilizarse con los aportes humanitarios, a despecho del predicador gringo que afirmó que los haitianos tienen bien merecido su castigo por negros, por pobres, por ser comedores de tortas de barro con aceite y sal, y por pecadores, en ese orden, o todo lo contrario, que para el caso lo mismo da. Toca, digo, ser solidarios con los haitianos, con los chilenos, con los centroamericanos, con los caribeños, con los antioqueños, con los mexicanos, pero también con nuestros desplazados hermanados con aquellos por la miseria y la desesperanza, así nos consideremos inocentes de la venganza de la naturaleza o de la avaricia de nuestros gobernantes. De modo que no podemos darnos el lujo de rechazar por dignidad los cien mil pesos recaudados en el té canasta farisaico de las damas encopetadas, ni menospreciar los diez mil pesos del esfuerzo de un trabajador (que puede ser su salario de un día). Todo sirve. Hay que aprovechar que la solidaridad está de moda. Saquemos del armario y desempolvemos nuestra generosidad. Y, claro, llevémosla a pasear hasta la Cruz Roja.

Créditos foto: archivo de “El Espectador”

martes, 28 de septiembre de 2010

Cien mil "barras" por hacerle el quite a la muerte



“Tres muertos y 37 heridos dejan las corralejas de Sabanalarga (Atlántico)”
El Tiempo, septiembre 27 de 2010


Cien mil pesos. Eso le pagan en Sabanalarga a un hombre por enfrentar inerme a un toro criollo. Con tal expectativa en sus mentes -que no en sus bolsillos-, Mojica, Mercado y Castro lidiaron los toros que terminaron por matarlos. Y es que cien mil “barras” alcanzan para comprar cinco botellas de ron o para una noche de amor. Mas, no les alcanzó la suerte para cobrar el precio de su temeridad. No lograron hacerle el quite a la muerte. Acaso encomendaron sus vidas a San Antonio de Padua, patrono del pueblo en cuyo honor se realizan las corralejas, olvidando que sus favores son dignos de mejor causa: la causa matrimonial de las solteronas que lo ponen patas arriba para obligarlo a conseguirles marido.

Con la explosión inicial de un porro sabanero interpretado por la Banda “Dinastía de la Ye”, invitada al evento, Mojica, un mantero de veinte años, se le echó encima al cornudo criollo sin intentar siquiera hacerle el quite con el trapo rojo. Quizá fue la determinación ciega e insensata que produce el ron de caña o la necesidad de agradar al dueño de la ganadería, que, arrellanado en el palco como un señor feudal con su vaso de “Old Parr” en la mano y en compañía de hermosas mujeres, prometió algunos pesos de más al valiente desharrapado que le hiciera lucir al animal. Porque en las Corralejas el protagonista no es el hombre, sino el toro, salvo que aquel sea hombre muerto, ya que como dicen los entendidos, no hay Corraleja buena sin un "muñeco".

Mojica ofrendó su vida el sábado 25 de septiembre de 2010 para cumplir la cuota macabra. Mercado y Castro la cumplieron al día siguiente para solaz del palco de honor. El alcalde municipal, no se sabe si con candor o con cinismo, achacó las muertes a la embriaguez de los manteros y a su consecuente pérdida de reflejos al momento de enfrentar a los toros. ¿Pero quién en su sano juicio se le va a meter a un animal astado de más de trescientos kilos de peso?

Lo cierto es que tal espectáculo, que no dista mucho del circo romano, ha propiciado las críticas de algunos ciudadanos sensibles que consideran un despropósito la declaración de las corralejas como patrimonio cultural de la nación. Uno entiende la desazón de estas buenas personas con el hecho en cuestión, pero al fin y al cabo, imagino yo, el Ministerio de Cultura debió considerar que la corraleja representa de alguna manera nuestra forma de ser y estar en el mundo; es decir, que importa más el ganado criollo que la vida humana. No debemos olvidar que “Colombia es pasión” y así nos lo recuerda el corazón sangrante del horroroso eslogan oficial, muy de moda por estos días en las fiestas patronales de Sabanalarga (Atlántico).



Créditos fotos: Archivo de El Tiempo, Colombia es pasión

martes, 7 de septiembre de 2010

Farmacopea apocalíptica







Cuando veis una nube que se levanta en el occidente, al momento decís: "Va a llover", y así sucede. Y cuando sopla el sur, decís: "Viene bochorno", y así sucede. ¡Hipócritas! Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no exploráis, pues, este tiempo? ¿Por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo? Luc. 12, 54-59

Son “los signos de los tiempos”, digo yo, con ignorancia supina. Pero están sucediendo cosas insólitas que no sabemos explorar, al menos como lo sugiere el evangelio de Lucas. Hace apenas unas semanas los avaros más ricos o los ricos más avaros (el orden de los factores no altera el producto), anunciaron que donarán la mitad de su fortuna a los más necesitados. ¡Y ahora nos viene el meteoro! Definitivamente aquí va a pasar algo. De manera que conviene ir preparando el cuerpo y el espíritu para recibir los portentos que anuncian el fin del mundo. En efecto, el pasado domingo 5 de septiembre a las 15:15 horas (¿número cabalístico?), una “enorme bola de fuego celestial cruzó Colombia”, según dijo el Universal de México. Fue un bólido, un meteorito, un asteroide, “un cuerpo celeste precedido de una llama azul y cola anaranjada con estela de humo”, dijeron más prosaicamente los diarios locales. Lo cierto es que a las tres y cuarto de la tarde se escuchó una fuerte explosión que sacudió de su modorra dominical hasta al mismo Gobernador de Santander, quien sólo atinó a decir que: “Algo pasó. No tenemos claro. Hay muchas conjeturas; yo mismo escuché el golpe, una explosión muy fuerte”. Y cuando algo así pasa en un país donde las únicas explosiones son de bomba terrorista, pues uno tiene serios motivos para pensar que ahora si nos llegó la hora señalada, y que de esta no nos salvará ni la “Maunífica”.

Ahora bien, como yo no tengo licencia para vender indulgencias, que son como píldoras para curar el alma insana, y además de tejas para arriba no me meto(allá ellos con su negocio), aprovecharé la ocasión para comercializar PASTILLAS ANTI-METEORO, (como lo hicieran hace 100 años los mercachifles del cometa Halley con sus píldoras anti-cometa), para mitigar, mientras llega el fin, los efectos nocivos de los prodigios que se avecinan.

He aquí mi FARMACOPEA APOCALÍPTICA que, aclaro de antemano, no está incluida en el Plan de Beneficios de la Seguridad Social:

CREMA ANTI-SELENE: Protege el cutis de los fragmentos de luna que caen de la atmósfera los domingos 5 de septiembre a las 15:15 horas. Inocuidad garantizada en las noches de plenilunio.
FILTRO ANTI-ESTELAR: Al igual que un paraguas astronómico, ofrece protección contra las ilusiones fallidas causadas por las estrellas fugaces. FACTOR 50: Contra deseos incumplidos, FACTOR 30: Contra promesas rotas, FACTOR 10: Contra suspiros
JARABE ANTI-BÓLIDO: Calma la tos producida por la “masa de materia cósmica de dimensiones apreciables a simple vista que, con la apariencia de un globo inflamado, atraviesa rápidamente la atmósfera y suele estallar y dividirse en pedazos”. Mejor dicho, lo que cayó por allá en el Cañón del Chicamocha, mano.
PASTILLAS ANTI-METEORO: Calman la acidez estomacal producida por la “modorrus interruptus” del señor Gobernador de Santander los domingos 5 de septiembre a las 15:15 horas.
UNGÜENTO HELIOS ANTI-MANCHAS: Protege al sol de las manchas solares (a este dios hay que protegerlo de si mismo).

créditos fotos: foto archivo El Tiempo y www.morguefile.com By: anitapatterson

lunes, 6 de septiembre de 2010

Pequeñas narraciones intrascendentes XI



OFICIOS HUMILDES DE LOS ASTROS

El peatón cuenta que...

Alguna vez fueron Dioses, quién lo creyera…
Sué y Chía les decían con respeto nuestros ancestros,
Sol y Luna los nombramos prosaicamente
sus descendientes posmodernos.
El uno nos seca la ropa
y la otra nos alumbra en las noches el camino
con su linterna de plata.
Hoy nos trabajan a destajo,
sin prestaciones, ni contrato.
Avaros, les exigimos demasiado
sin ofrecer nada a cambio;
como acostumbran los amos con sus criados.

créditos foto: De Lourdes www.flickr.com

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Cursilario


Mi querida amiga Aura, cuya dulzura es directamente proporcional a su belleza, preparación e inteligencia, me escribe lo siguiente con ocasión del post "Asesinatos Prosaicos": "Sabes yo prefiero aunque cursi y dulzón la alegría de querer del fallecido Jairo Anibal Niño, creo que las pequeñas violencias suman hasta llegar a las grandes, perdona si no hago algún crimen diferente que al entusiasmo que subyace a tu prosa de asesinatos". Y le respondo diciéndole que yo también reivindico la cursilería. Es más, como dice Rodrigo Peláez, mi entrañable pariente y amigo: "El que no ha sido cursi en la vida, es porque nunca ha amado"

Y para la muestra tres botones que cosí ahora años:

LA ARITMÉTICA ES SIMPLE (1.983)

En tu cuaderno de matemáticas
uno mas uno éramos los dos,
y la división de tus onces
no tenía residuo.

La aritmética es simple,
me dijiste un día.
Hoy sólo nos resta
el recuerdo.



S.O.S (1984)

Como era un náufrago alejado de tus trenzas,
durante el recreo puse mi S.O.S. de amor
dentro de una botella de Coca-cola
y la tiré al fondo de tu pupitre.
Cuando la encontraste,
vi tu cara de sorpresa
y la felicidad con que corriste a la tienda del colegio
para cobrar el depósito.
Nunca leíste el mensaje,
sin embargo yo me quedé esperando tu rescate.



ASTRONAUTAS (1.985)

Tu y yo fuimos astronautas
girando alrededor de la vida
en nuestra nave de propulsión sanguínea
como si tal cosa.

Se agotaba el combustible
y optaste por el aterrizaje.
Pero yo seguí girando, girando, girando…

créditos foto: www.flickr.com

Los puntos susp......versivos

En el reino de las líneas, los puntos eran vistos con desconfianza. Y era natural, pues las líneas, siempre organizadas como un...