martes, 28 de septiembre de 2010

Cien mil "barras" por hacerle el quite a la muerte



“Tres muertos y 37 heridos dejan las corralejas de Sabanalarga (Atlántico)”
El Tiempo, septiembre 27 de 2010


Cien mil pesos. Eso le pagan en Sabanalarga a un hombre por enfrentar inerme a un toro criollo. Con tal expectativa en sus mentes -que no en sus bolsillos-, Mojica, Mercado y Castro lidiaron los toros que terminaron por matarlos. Y es que cien mil “barras” alcanzan para comprar cinco botellas de ron o para una noche de amor. Mas, no les alcanzó la suerte para cobrar el precio de su temeridad. No lograron hacerle el quite a la muerte. Acaso encomendaron sus vidas a San Antonio de Padua, patrono del pueblo en cuyo honor se realizan las corralejas, olvidando que sus favores son dignos de mejor causa: la causa matrimonial de las solteronas que lo ponen patas arriba para obligarlo a conseguirles marido.

Con la explosión inicial de un porro sabanero interpretado por la Banda “Dinastía de la Ye”, invitada al evento, Mojica, un mantero de veinte años, se le echó encima al cornudo criollo sin intentar siquiera hacerle el quite con el trapo rojo. Quizá fue la determinación ciega e insensata que produce el ron de caña o la necesidad de agradar al dueño de la ganadería, que, arrellanado en el palco como un señor feudal con su vaso de “Old Parr” en la mano y en compañía de hermosas mujeres, prometió algunos pesos de más al valiente desharrapado que le hiciera lucir al animal. Porque en las Corralejas el protagonista no es el hombre, sino el toro, salvo que aquel sea hombre muerto, ya que como dicen los entendidos, no hay Corraleja buena sin un "muñeco".

Mojica ofrendó su vida el sábado 25 de septiembre de 2010 para cumplir la cuota macabra. Mercado y Castro la cumplieron al día siguiente para solaz del palco de honor. El alcalde municipal, no se sabe si con candor o con cinismo, achacó las muertes a la embriaguez de los manteros y a su consecuente pérdida de reflejos al momento de enfrentar a los toros. ¿Pero quién en su sano juicio se le va a meter a un animal astado de más de trescientos kilos de peso?

Lo cierto es que tal espectáculo, que no dista mucho del circo romano, ha propiciado las críticas de algunos ciudadanos sensibles que consideran un despropósito la declaración de las corralejas como patrimonio cultural de la nación. Uno entiende la desazón de estas buenas personas con el hecho en cuestión, pero al fin y al cabo, imagino yo, el Ministerio de Cultura debió considerar que la corraleja representa de alguna manera nuestra forma de ser y estar en el mundo; es decir, que importa más el ganado criollo que la vida humana. No debemos olvidar que “Colombia es pasión” y así nos lo recuerda el corazón sangrante del horroroso eslogan oficial, muy de moda por estos días en las fiestas patronales de Sabanalarga (Atlántico).



Créditos fotos: Archivo de El Tiempo, Colombia es pasión

2 comentarios:

  1. Darío: Pues es posible que esa temeridad no sea exclusiva de tus paisanos, ya que, aparte del encierro de San Fermín, en España, de los chicos que quieren romper records Guines lanzándose desde una montaña en su patineta o tratando de ganar un concurso de come -hamburguesas. En mi país muchas personas se niegan a salir de sus hogares, a pesar de saber que están en inminente peligro. Y las desgracias no se hacen esperar ayer hubo un alud que cayó sobre un pueblo, llevandose cientos de casas y matando a muchas personas. Esto ya había sido anunciado por las autoridades,pero la gente no quizo escuchar.
    ¿Será que ya no hay mucho apego por la vida, después?
    Triste tiempo este que estamos pasando.
    Dios nos libre. Te quiere tu tía : DK

    ResponderEliminar
  2. Tí Ku, El pasado lunes también hubo en Antioquia , acá en Colombia, un alud que sepultó a muchos compatriotas. Las fuerzas de la naturaleza, tentadas por aquellos que se lucran de ellas, tristemente se ensañan con los los más vulnerables que no tienen nada que ver. es una constante de la infamia de nuestro tercer mundo.

    ResponderEliminar

Guía zurda de Cartagena de Indias

(Plazoleta Benkos Biohó en la Matuna, Cartagena de Indias. Foto de El Universal) (el peatón haciendo una foto por encargo, Cartage...