lunes, 25 de octubre de 2010

Recetario del rebusque VIII




SALPICÓN CALENTAO

Como se dijo en el recetario anterior, don Quijote de la Mancha comía calentao en las noches. Y aunque no es mi intención banalizar el menu de este hombre extraordinario, que al fin de cuentas también era un peatón -en el sentido existencial que hemos querido darle a este blog- el salpicón de que trata el capítulo primero de la novela cervantina no es otra cosa que un guiso de sobras, un modesto calentao. Más no por ello deja de ser, a mi juicio, el más sublime de todos los platos. Con el guiso de sobras pasa como con la guisa (así se le dice por acá a una cocinera), señora de los pensamientos del Caballero de la triste figura, me refiero a una tal Aldonza Lorenzo, quien por humilde no era menos suculenta. Y si no, que le pregunten a los encopetados socios del Gun Club de Bogotá cuál es plato más famoso del restaurante de su corporación privada: el calentao. Muy seguramente estos pretenciosos sujetos, cansados de la comida equilibrada, aséptica y aburrida de sus casas, prefieren buscar por fuera un menú, digamos, más sustancioso, ya se trate del guiso o de la guisa.

Del calentao se puede predicar lo mismo que el adagio español dice acerca de la sopa: “es la dicha del pobre, que el rico muchas veces envidia”. No obstante, hay un ingrediente, una sazón especial, que el rico nunca podrá saborear: el hambre.

Sin más preámbulos, vamos directo a nuestra receta:

Ingredientes para dos personas de buen comer, o para tres haciendo un acto de fe:

(Aquí no es lo que yo diga, sino lo que hay, de modo que reemplace los ingredientes con lo disponible, he allí su imaginación)

Para el consultar el glosario, vea el Recetario del Rebusque III, post del miércoles 30 de junio de 2010

El arroz que sobró de ayer
La parte de los pimentones que aún no se ha echado a perder (bien lavada)
Una cebolla junca o cabezona, la que tenga (procurando lavarle la tierrita)
Un tomate (bien lavado)
La carne de la Costilla de res que le dió sustancia a la sopa de ayer. (si se la dió al perro, ¡paila!) Puede reemplazar con las menudencias cocinadas del pollo (hígado y corazón)
Un huevo
Aceite, dos cucharadas.
Sal y pimienta al gusto
Una pulgarada de cominos (si hay)
Las sobras que tenga (agregadas con sentido común y buen gusto, p.e. papas cocinadas, yuca, verduras, etc)

Preparación:

Corte la cebolla, el tomate y el pimenton en cuadritos medianos (si tiene más sobras ya cocinadas, como papas, yuca, verduras, etc, córtelas igual)

Pique la carne o las menudencias de pollo cocinadas (lo que tenga) en trozos pequeños.

Haga el huevo revuelto con sal y pimienta, ojalá en una cacerola “tunga” (desorejada) y estrellada contra el mundo. Esas son las que dan el mejor sabor, según las abuelas. Reserve.

Caliente el aceite en un cacharro y ponga el pimenton, la cebolla y el tomate a rehogar. Échele sal y pimienta al gusto. Cuando esté transparente la cebolla, agregue las sobras de carne o las menudencias de pollo troceadas (o ambas, si tiene), y revuelva. Agregue luego una pulgarada de cominos, y finalmente saque a bailar al arroz de ayer en el cacharro. Revuelva todos los ingredientes con enjundia hasta que el arroz vaya perdiendo su blancura insulsa y se mezclen democráticamente todos los sabores.

Finalmente divida en dos porciones el huevo revuelto, y ponga una porción encima de cada plato al momento de servir.

¡Y ahí tá, comadre!

5 comentarios:

  1. Muy bueno el "calentao". Pero el del Gun Club seguramente no lo harán con sobras, ¡Que asco!, dirán. Por eso nunca será un verdadero "calentao"

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna, Don Danilo. Eso es algo tan disparatado como una "pelanga" con alcurnia.

    ResponderEliminar
  3. Darío: Con ese caballero que está bien dispuesto a servir un buen plato de salpicón y a deleitarnos después con una buena plática, dan ganas de volar a Colombia, aunque cueste más el boleto, que el salpicón.
    Se me ha olvidado darte la receta de los nopalitos, pero pronto remediaré la falta.
    Cariños de la tía: Doña Ku

    ResponderEliminar
  4. Favor que me haces, tía Ku. Quedo expectante con los nopalitos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. webwinkel beginnen gratis game webwinkel beginnen

    Here is my web page: webwinkel beginnen rabobank

    ResponderEliminar

No fue hurto agravado, fue un rapto de amor

Redacción El Espectador, 7 de diciembre de 2017 "En Melbourne, Australia, un sujeto ingresó a un local de venta de juguetes sex...