miércoles, 3 de noviembre de 2010

Pequeñas narraciones intrascendentes XII

XILOESPERATOR


El peatón cuenta que...
En el Museo Geológico Nacional de Bogotá tienen expuesto un “Xilopalo”. Es el tronco de un árbol petrificado que, como todos los de su especie, murió de pié. Único ejemplar de un bosque sepultado hace más de cien millones de años en algún lugar de los Andes. Tal vez un alud producido por el deshielo primigenio facilitó el tránsito sosegado de sus células vegetales hacia la materia inerte. Es el epítome de la dignidad, y de la paciencia. A su lado han puesto recientemente -por no encontrar otro lugar más propicio- un “Xiloesperator”. Es el cuerpo petrificado de un jubilado que, como su nombre lo indica, murió de pié esperando en la oficina del Seguro Social el reconocimiento de su pensión. Acaso los engorrosos e inauditos trámites burocráticos catalizaron su mineralización, reemplazando con sustancia inorgánica las células que alguna vez conformaron la esperanza, manteniendo intactas, ¡Ay!, que ironía, las características más sutiles de su estructura original. Cada gesto, cada rasgo distintivo que lo hacía humano, desde la piel hasta los tuétanos. Es el compendio del estoicismo, y del sinsentido. Y allí lo tienen expuesto junto a los meteoritos que, como se sabe, son restos de estrellas fugaces que incumplieron los deseos que les fueron formulados con ilusión.

créditos foto: de Agueda 1959 www.flickr.com

5 comentarios:

  1. JAJAJA yo casi me "fosilizo" esperando mi pensiòn de maestra rural. Excelente relato, peatòn.

    ResponderEliminar
  2. hOMBRE, PEAtón, voy a ir al museo ese de geología a patear a esos malditos meteoritos que me han incumplido tanto deseo fallido.

    ResponderEliminar
  3. Darío: Incongruente relato el tuyo,pero ¿donde te han contado tal falacia?, ¡si los jubilados sómos gente que vivimos de lo mejor!, cómo sino, dime tú, pá´que queremos comer si ya no tenemos dientes y bueno, con un rinconcito en cualquier asilo de cuarta nos es suficiente para esperar a la señora esa que llegará más tarde o más temprano.
    Son ganas de sobarle al pobrecito gobierno, que está tan ocupado con eso de las idas a los orientes o los ponientes, los sueldos de los diputados y lo senadores, que tienen que estar muy bien provistos pa´poder representar dignamente al pueblo y el aseguramiento de por lo menos cinco generaciones del poder judicial, legislativo y ejecutivo.
    ¡A que tú y tus insidiosos comentarios!
    De todos modos te quiere tu tía Ku

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah,caramba! tía Ku. Parece que te hice subir los niveles de ironía con mi relato. Pero desde que me sigas queriendo...

    ResponderEliminar
  5. Dolores, no te puedo imaginar como un fósil con toda esa frescura que rezumas.

    Danilo, no te recomiendo patear esas piedras estelares,por más falsas que sean

    ResponderEliminar

Héroes insospechados y clandestinos

“Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes más grandes de la historia.” Walt Whitman Irene & Cia. Una muchac...