martes, 11 de enero de 2011

Acerca de mis otras mujeres amadas



He aprovechado estos días de asueto para conocer mejor a mis mujeres amadas. Admito que son muchas y que no se limitan al ámbito familiar obvio y predecible.  Aclaro asimismo que no es una afirmación  presuntuosa del macho alfa que llevo adentro, aunque, por qué no decirlo, yo también tengo lo mío -no me dejaré amilanar por sus risitas socarronas-. Resulta una deliciosa ironía que un sujeto tímido y poco experimentado como yo, goce de la compañía de tantas mujeres. Excluidas, de tal suerte, esposa, hija, tía y hermanas, confieso haberme encerrado a solas con mis amantes para practicar con ellas algo que no había hecho nunca: escucharlas detenidamente.  La experiencia fue enriquecedora, pues hasta entonces sus voces solo habían llegado a mis oídos como una encantadora música de fondo, pero nada más.  De hecho, en algunos casos –muy pocos- me importaba más apreciar la orquesta, que la voz de la “muchacha”, escuchada con desgaire. En rigor, se me puede atribuir algo de frivolidad, pero en tratándose de orquestas como las de Rafael de Paz, Luis Arcaráz o  la Sonora Matancera, era comprensible mi preferencia.  Ahora bien,  no debemos olvidar que, como dice el adagio popular -lo sé muy bien-, “cuando de las mujeres hables, acuérdate de tu madre”.  De esta suerte, debo aceptar que cuando me senté a escucharlas con verdadera atención, sin la distracción de sus carátulas retocadas -e incluso acartonadas-, me llegaron al alma sus palabras, así fueran, en la mayoría de los casos, prestadas. Y aunque tengo fama de solitario profesional y de huraño impenitente, he descubierto que soy bueno para escuchar a las mujeres.

He aquí mi lista de mujeres amadas y escuchadas a solas, y sin fingido interés, durante estos días dedicados impúdicamente a la tagarnia:

Toña la negra, “canta”
Carmen Delia Dipini, “no es venganza”
María Luisa Landín, “amor perdido”
Carmencita Pernett, Ven ven ven" (con la orquesta de Rafael de Paz)
Blanca Rosa Gil, “odio gitano”
Myrta Silva, “que corto es el amor”
Virginia López, “ya la pagarás”
La Lupe, “sin fe”
Olga Guillot, “la noche de anoche”
Patricia González, “amor robado”
Omara Portuondo, “piensa en mí”
Amparo Montes, “guitarra guajira”
Julita Ross, “no me escribas”
Carmenza Duque, “soy lo prohibido”
Soledad Bravo, “la tirana”
Rosario, “sabor, sabor”
Las hermanas Márquez, “parampampam”
Ethel Ennis, “love for sale”
Blossom Dearie, "tea for two"
Ella Fitzgerald, "Mack the knife"

Vale

4 comentarios:

  1. A tu tía le gustan todas tus mujeres amadas (olvídalo, no soy lesbi), pero te faltan algunas, pues no estarás completo hasta que escuches a Filippa Giordano con "Casta diva", a Celia Cruz con "Tu voz" y a Tania Libertad con"Alfonsina y el mar"
    Jajajajaja, mira que yo, cada vez que abro tu blog, me quedo muy quietecita mientras dice .....Hasta hoy me di cuenta que dice "cargando", yo había entendido otra cosa.
    Salud Darío. La cumpleañera: Tía Ku

    ResponderEliminar
  2. Eso lo sé, tía Ku. Por otra parte, voy a buscar a Filippa Giordano -no tenía noticia de ella-. Las omisiones de Celia y de Tania se deben a que restringí mi lista a 20 amantes, para no parecer un macho pretencioso. Pero sin duda son extraordinarias.

    Ahora bien, sobre aquello de "CArGANDO", resulta que tu sobrino además de peatón es "cargón". No se si conoces la anécdota del tipo apurado que golpea la puerta del baño con insistencia al tiempo que pregunta: ¿se demora en salir? -a lo que le responde el de adentro: no, ya está saliendo.

    ResponderEliminar
  3. Veo que le gustan las veteranas. Las pocas aún vivas deben andar por los 70. Pero eso sí, todas muy buenas cantantes. Bacana su selección.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Don Danilo. Si, viejas,pero buenas...cantantes

    ResponderEliminar

El canario que descubrió que los trinos en twitter eran lo suyo

(Créditos foto: www.flickr.com) “A la abeja semejante, para que cause placer, el epigrama ha de ser pequeño, ágil, pica...