martes, 29 de marzo de 2011

Cientouno (101)


+



Ciento uno es un número impar que sugiere infinitud y un tanto más. Al igual que las “mil y una noches” arabes que Borges propone como la adición de la unidad al infinito.  Tan desmesurada magnitud me recuerda el grito de batalla del guardián espacial de la película Toy Story, Buzz Lightyear: "Hacia el infinito y más allá." En todo caso, a mi juicio, pasar de cien es mucha gracia, ya sea en años -de buena o mala vida-, o en número de entradas de un blog.

Y he llegado -quien lo creyera- al cabo de un año exacto del nacimiento de este blog, a la entrada número ciento uno. Acaso mi persistencia en mantenerlo vivo -con gran esfuerzo- sea su único mérito.

El maestro Baldomero Sanín Cano sostenía que el hombre escribe libros de viajes para liberarse de la atracción terrestre. Y en efecto, al hacer el balance de los mejores libros que se han escrito, uno cae en la cuenta de que todos son libros de viajes.

Yo no soy un escritor, claro está. Pero sí un peatón inveterado e impenitente que ha encontrado en el blog la posibilidad de liberarse de “la atracción terrestre” de que hablaba el sabio educador, y echar a andar por los caminos del ciberespacio, horro de gravedad telúrica, para contar su “rollo” en las entradas -posts-, que son como las fondas del camino. Porque los peatones siempre tendremos algo que contar en los recodos de la existencia.

A lo largo –y ancho- de un año he cosechado veintidós seguidores de pata al suelo –que Dios guarde siempre-, amén de siete mil peatones que han visitado mi blog, entre ellos algunos “patirajados” de lugares tan remotos como Eslovenia, China o Rusia. No es poca cosa haber sobrevivido a la creación del monstruo.

De modo que “La pata al suelo” existe gracias a ustedes; y es precisamente por ustedes, mis queridos amigos, que vale la brega seguir trasegando por las autopistas de la información. Dios los bendiga.

Créditos fotos: 100, Angelo Greco www.flickr.com; el peatón, foto tomada por Adriana Gómez

7 comentarios:

  1. Ante todo ¡FELICIDADES!, el que tu patita llegue al cien, es un bello acontecimiento.
    Imagino tus ténis llenos de agujeros de tanto andar de "pata de perro", como dicen por acá.
    El polvo de tu sombrero hablará de todos los lugares por donde has pasado e imagino los cientos de fotos que has tomado de esos agrestes paisajes en los que te sientes mimetizado y que has enriquecido con tu inconfundible presencia.
    Sé que seguirás caminando, bípedo como eres, nunca te saciarás de camino, y que bueno, para que nos sigas contando esas sabrosas anécdotas que tanto nos gustan.
    Un abrazo solidario: Doña Ku

    ResponderEliminar
  2. Darío, felicitaciones por el primer aniversario de tu blog. En buena hora mi colega María Correa me trajo de la mano a tu espacio lleno de ternura a pesar de que tocas temas álgidos de nuestra realidad latinoamericana. No abandones tu empeño pues muchos estamos pendientes de lo que tienes que decir, peatón.

    ResponderEliminar
  3. ¡FELIZ CUMPLEAÑOS AMIGUITOS!, JAJAJA, muy bien, peatón, con todo y poqué Ramo. Es serio, lo felicito por el blog. Me gustan sus ocurrencias. Siga adelante.

    ResponderEliminar
  4. tía Ku, no dejas de sorprenderme con tu facilidad para tejer hermosas palabras que siempre enriquecen éste, tu espacio. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  5. Dolores, Don Danilo, ustedes me han acompañado prácticamente desde el principio. Eso es persistencia.

    Dolores, curiosamente la profe Correa me escribe a través del correo personal, como otros queridos seguidores, de modo que no queda constancia en el blog de sus valiosos aportes. Un saludo cordial también para ella.

    Danilo, al parecer somos contemporáneos y nos celebraron a ambos los cumpleaños con ponqué Ramo y Cocacola. Tengo por ahí una foto de mi infancia que publicaré como prueba.

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones senor don papa peaton queremos ser parte de 101 entradas mas...adelante!!!!

    ResponderEliminar
  7. Así es, mi adorada Angelita. Contigo siempre "hasta el infinito y más allá"

    ResponderEliminar

El canario que descubrió que los trinos en twitter eran lo suyo

(Créditos foto: www.flickr.com) “A la abeja semejante, para que cause placer, el epigrama ha de ser pequeño, ágil, pica...