viernes, 1 de abril de 2011

Discurso con perspectiva y equidad de gener@



Señoras y señores, señoresas, señoritas, señorotes, señoratrices, señoruelas, señoronas, señoritas, señorones, señoros;
Mujeres y mujeros, mujeresas, mujeretrices, mujeras, mujerzuelas, mujercitas, mujeronones, mujerucas, mujerazas, mujercillas, mujerucos, mujercicas, mujerotes, mujerzuelos;
Hombres y hombresas, hombretrices, hembras, hombras, hembrotas, hembritas, hombros;
Damas y damos, damesas, damotas, damiselas, damatrices, damitas, damazuelas, damozuelos;
Niñas y niños, niñesas, niñitas, niñicas, niñatrices, niñotas, niñotes, niñicos;
Compañeras y compañeros, compañeresas, compañetrices, compañeritas, compañerotas, compañorones;
Caballeros y caballeras, caballeresas, caballeretrices, ¿caballerizas?, caballerías, caballerotes de largas y de cortas cabelleras;
Humanas y humanos, humanesas, humanatrices, humanotes, humanazas, humanozuelos, ¿humanoides?;
Todas y todos, todesas, todatrices, toditas, todotas, todazas, todotes, todetas:

Este es un discurso inclusivo e “incluyente”, inclusive; un discurso con perspectiva y equidad de género, pero me avisan que se me agotó el tiempo concedido, así que les, las, los, l@s pido perdón si en la introducción dejé a alguna o alguno, a algunesa, a algunatríz, a algunita, a algunote, en general, a la algunería, por fuera.

Gracias

foto tomada por H. Darío Gómez A., "Jazz al Parque, Bogotá, 2010

6 comentarios:

  1. Pues fíjate querido sobrino, que levante cierta controversia en un foro de cuyo nombre de plano no me acuerdo, cuando publiqué esto: "No quiero que se me considere homofóbica, ya que algunos de mis amigos son homosexuales, me llevo muy bien con ellos y ellas, y respeto sus preferencias. Pero les he de confesar, que si estoy hasta la *#$%&&* de tanta propaganda en favor de la homosexualidad, pues es tan abudante, que la encontramos hasta en la sopa.
    La TV, el internet y toda clase de medios de comunicación está lleno de transvestidos, que, discúlpenme ustedes, pero algunos lucen grotescos y bastante ridículos.
    Por otro lado, quieren obligarnos que veamos con toda naturalidad las expresiones afectivas de dichos personajes, que pongamos cara de complacencia y pobrecitos de los que hagan cara de fuchi.
    No sé, pero creo que vamos para que algún día, a los que vean mal sea a nosotros, los hetero sexuales"
    Por lo pronto tú, ¡mucho cuidado!, camina pegadito a la pared. La tía que más te quiere: Doña Ku

    ResponderEliminar
  2. Darío, en primer lugar, gracias por lo que has dicho de mi texto en lo de Dora, vine a decírtelo en "persona" y ya que está me quedo como seguidor.
    En relación con tu entrada, me hizo acordar a la presidenta de Argentina (pues yo vivo allí aunque soy de Brasil), ella hace exactamente eso... se va englosando, al decir de Montagne.
    Un abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  3. En verdad, tía Ku, esta babosada que escribí, y que además sé que levantará costra, es sólo una inocente provocación a la susceptibilidad de algun@s furibund@s feminist@s con el asunto del género. Un amigo sociólogo me dice que las monografías de ciencias sociales se volvieron más tediosas aún por cuenta del permanente desglose del género (en masculino y femenino), incluso cuando es innecesario.

    Por otra parte, no sobra seguir tu oportuno consejo.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, Humberto, es que las cosas diarias, sencillas y hermosas -aparentemente sin importancia- requieren vates que les saquen lustre.

    Por lo demás, gracias también por asomarse a este espacio, algo bizarro si se quiere, pero franco y amigable.

    ResponderEliminar
  5. Darío, aunque reivindico el feminismo de Nairobi 85 y Beijing 95, y abogo por la proscripción de la discriminación a la mujer, si coincido contigo en que muchas compañeras se exceden en vehemencia con eso de lo masculino y lo femenino. Hay muchas palabras que incluyen a hombres y mujeres, como género humano.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ah, caramba!, Nairobi y Beijing, sin duda dos hitos de las justas reivindicaciones femeninas.

    ResponderEliminar

Héroes insospechados y clandestinos

“Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes más grandes de la historia.” Walt Whitman Irene & Cia. Una muchac...