lunes, 25 de abril de 2011

Los serenateros de la Caracas con 54: ánimas siempre firmes



“A esa gente le toca muy duro. No acaban de acostarsen, cuando tienen otra vez que levantarsen.”
Un vecino.


Si la Ciudad de México tiene su Plaza Garibaldi, Bogotá tiene su playa de los serenateros en la Avenida Caracas con calle cincuenta y cuatro. En ese lugar se les ve tomando  el sol o chupando frío con el mismo estoicismo de un soldado de plomo. Mariachis, tríos y parranderos vallenatos permanecen allí dispuestos a servir las veinticuatro horas del día, trescientos sesenta y cinco días al año, tal como reza el eslogan de los cajeros automáticos de los bancos.

Y al igual que los banqueros, los serenateros carecen de alma. Pero a diferencia de estos, no es por avaricia sino que la fueron perdiendo entregándola gota a gota, generosamente, en cada canción.   El alma, además de otros usos que le atribuyen  religiosos y moralistas, es para los artistas el insumo  necesario para interpretar con fundamento boleros exquisitos, tangos sensibleros, sórdidas rancheras  y aun baladas cursis.  Ni que decir tengo que los músicos de la Caracas con cincuenta y cuatro se ven obligados a conseguir en el mercado negro  y a precios altísimos, cápsulas de extracto de soul para poder desempeñar el oficio.   

Es sabido de antiguo que los átomos del alma son volátiles, atributo que  dificulta su almacenaje. Sin embargo, los vendedores  de alma envasada, conocedores a su manera del espíritu humano,  han perfeccionado el reciclaje de suspiros de muchachas enamoradas (que no son otra cosa que burbujas de alma); han destilado asimismo el sustrato de tolerancia de las homilías de los curas, útil para las serenatas de reconciliación; y han extractado el espíritu desdeñoso de algunas divas de televisión, que los músicos insuflan con frecuencia a las canciones inspiradas por el desengaño. 

Se advertirá, entonces, que cuando el cliente enamorado es asaltado por las hordas de músicos que ofrecen sus trinos, deberá escoger  con sabiduría no sólo las canciones del repertorio, sino también el alma de los serenateros que las interpretan, no vaya a suceder que por falta de enjundia el agasajo a la mujer amada resulte insulso y tímido,  cuando se esperaba que fuera melifluo o devastador,  según el caso.

Créditos foto: de Héctor Merchán, www.flickr.com

7 comentarios:

  1. Peatón, yo era cliente de los chiflamicas de la Caracas en Chapinero, pero nunca me imaginé que tocaba también "tantearles" el alma además del rítmo. Bueno saber para la próxima serenata.

    ResponderEliminar
  2. Darío, ahora apreciaré mucho más las serenatas que me den. (hace rato que no me traen, pero no pierdo la esperanza) jajajaja. Muy lírica tu entrada, me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  3. don Danilo, eso es para que vaya viendo cómo es la cosa...

    ResponderEliminar
  4. Dolores, pues esta serenata es precisamente para tí.

    ResponderEliminar
  5. Con una serenata se conquista mas de un corazón.

    ResponderEliminar
  6. Sin duda alguna, Mariachis de Bogotá. Por eso esta entrada es un pequeñísimo reconocimiento a la generosidad de su oficio.

    ResponderEliminar
  7. webwinkel beginnen vanuit huis webwinkel beginnen rabobank

    My weblog een webwinkel beginnen

    ResponderEliminar

Los puntos susp......versivos

En el reino de las líneas, los puntos eran vistos con desconfianza. Y era natural, pues las líneas, siempre organizadas como un...