lunes, 7 de mayo de 2012

Pequeñas narraciones intrascendentes XXIII

EL BARRIO "SANTA PAULA"


El peatón cuenta que…

Salvo mejor cuenta de algún vecino memorioso, hace cuarenta años el barrio "Santa Paula" de Bogotá consistía en unas cuantas manzanas construidas entre la calle ciento ocho y la ciento doce, al oriente de la carrera quince. Lo demás eran lotes urbanizables, aprovechados provisionalmente como potreros donde pastaban vacas indolentes que sólo se inmutaban al escuchar el pitido del tren del norte cuando paraba innecesariamente en la estación de Usaquén (quizá por costumbre o tozudez en el cumplimiento del itinerario), pues nunca había pasajeros esperando.  Exceptuados nosotros, cómo no, que a falta de mejor oficio poníamos piedras y monedas sobre los rieles, aguardando escondidos tras los árboles a ver que pasaba. Sin embargo nunca se descarriló el tren, y en cambio extraviamos muchas monedas.

El potrero adyacente a la carrilera era el universo y la calle ciento nueve el ágora de nuestros juegos infantiles.


Como fuera, hoy pasé por mi barrio pero no encontré la casa solariega donde me crié. La echaron abajo junto a otras, las de mis queridos vecinos de antes. Sólo vi manzanas pobladas con edificios abigarrados que le borraron su fisonomía entrañable. Y, por supuesto,  no había niños en la calle. Se los llevó el tren de los años, que, como se sabe, nunca se descarrila así le pongamos trampas en los rieles y perdamos nuestras monedas en el vano intento de detenerlo. 

(Foto: Alejo en el parque de Santa Paula. De H. Darío Gómez A.)

17 comentarios:

  1. Oh sí, el tren de los años jamas descarrila, ya le pongamos piedras, monedas, ilusiones, sueños,...todo se lo lleva y nunca descarrila; y tu barrio solo seguirá siendo tu barrio en los recuerdos, y el de ahora, será como ese invitado con el que te ves incapaz de charlar, de transmitir, de comunicar.
    Hay una canción que a mi me encanta de Luz Casal (bueno, seré honesta, realmente todas las canciones de Luz Casal me encantan), pero hay una que dice "para encontrar la niña que fuí, y algo de todo lo que perdí, miro hacía atrás y busco entre mis recuerdos... yo quisiera, volver a encontrar la pureza, nostalgia de tanta inocencia, que tan poco tiempo duró" ...efectivamente, el tren de los años jamás descarrila.
    Me ha gustado mucho tu entrada, Darío.

    Besitos gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia, busqué la canción de Luz Casal "entre mis recuerdos" y la encontré. Bellísima. Gracias por el dato.

      Eliminar
  2. pero ¿verdad que cuando vamos a esos sitios, oímos niños reír?
    qué nostalgia
    saludos desde Uruguay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omar, el recuerdo de la felicidad perdida nos ayuda a enfrentar el absurdo del presente. Gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. queda el Yarumo eso si, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si señor. Y está ya como de seis metrosde alto. Menos mal lo respetaron los constructores que usualmente tumban los árboles para construir y luego bautizan sus edificios con el nombre del arbolito sacrificado.

      Eliminar
  4. yo también viví en un lugar así, solíamos jugar en las "zorritas" de la vías y también poner cosas en los rieles, si querido amigo el tiempo es el único dueño, saludos querido Peaton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá las llamábamos "mesitas", Amalia. Ya no se ven en la ciudad. Saludos, querida Amalia,

      Eliminar
  5. Darío: A mí me tocó ver el cadáver de un hombre junto a las vías de un tren, cuando apenas tenía seis año. Fue tan fuerte la impresión que nunca se me borró.
    Desde entonces, el pitido del tren me traía un lúgubre aullido, que me llenaba de tristeza.
    Una niña no debe ver a la muerte de cerca, so pena de volverse triste.
    Cariños de la tía: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tía, yo sólo vi de lejos la mitad de uno. No me atreví a ver la otra mitad que buscaban debajo del tren los funcionarios del ferrocarril.

      Eliminar
  6. La urbanizacion es deshumanizante!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, abu, lo es en muchos aspectos. Por eso sentimos nostalgia de los ámbitos bucólicos de antes.

      Eliminar
  7. Dari recuerde la venta de frutas y verduras de las marchantas en la casa de la estación del tren, ahí comiamos pomarosas por cuenta de las señoras que daban ñapa por todo, igual que ahora que por robarlo a uno no le dan un tiro sino unos 5

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJA, claro, Pachito, los tiros de ñapa. ¿Y se acuerda que le tirábamos piedras a los tipos que iban montados sobre los vagones de carga del ten para cuidarla?. Lo grave era que ellos si tenían buena puntería.

      Eliminar
  8. Pues me alegro que te haya gustado "Entre mis recuerdos", si tienes tiempo, escucha "Y te dejé marchar", "No me importa nada", "Piensa en mí", "Un pedazo de cielo"... !enfín, tiene tantas canciones preciosisimas esta mujer, que es dificilisimo escoger!

    Mil besitos gordotes

    ResponderEliminar
  9. webwinkel beginnen ideal webwinkel beginnen welke software

    Feel free to visit my website http://www.nuwebwinkelbeginnen.nl

    ResponderEliminar

Los puntos susp......versivos

En el reino de las líneas, los puntos eran vistos con desconfianza. Y era natural, pues las líneas, siempre organizadas como un...