miércoles, 8 de agosto de 2012

Lección de humildad y de rigor



Contaba don Ramón Vinyes, el sabio catalán, que "Da Vinci, pintor, lo quiso saber todo, lo buscó todo, para ponerlo en su arte." Acaso la mayor enseñanza del genio italiano es -precisamente- que no hay que fiarse del genio: el aprendizaje permanente es necesario. Refería asimismo don Ramón, que el genio de marras, que quiso ser pintor, fue además -para poder llegar a serlo-, "filósofo, matemático, físico, anatomista, embriólogo, arquitecto, geólogo, paleontólogo, fisiólogo, botánico, ingeniero, escultor y geógrafo" !Qué extraordinaria lección de humildad y de rigor!


A mis cincuenta años cumplidos, sin ser un genio -ni muchísimo menos-, me ha dado dizque por ser pintor. Espero poder compartir con ustedes mi primera pintura en el 2072.

(Créditos foto: de gb gfx, www.flickr.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El canario que descubrió que los trinos en twitter eran lo suyo

(Créditos foto: www.flickr.com) “A la abeja semejante, para que cause placer, el epigrama ha de ser pequeño, ágil, pica...