martes, 21 de agosto de 2012

Pequeñas narraciones intrascendentes XXVIII

ARGONAUTAS CARIBEÑOS (crónica gráfica)

El peatón cuenta que...


 (foto de A. Campos, de Agustin, www.flickr.com)

  Un yate de lujo cuesta USD$25,000,000 (quizás no pueda pagarlo con su Master Card).

Navegar en el lavaplatos "no tiene precio"

(fotos de H. Darío Gómez A. Niños jugando en la playa de "La Boquilla", corregimiento de pescadores en Cartagena de Indias, Colombia)


16 comentarios:

  1. Hermosas fotos, peatón. Duro contraste, pero se nota que el niño navegante se la está pasando mejor que el dueño del yate, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Tal cual estimado Dario, la felicidad y goce de esos niños es único.

    Me quede pensando en la foto de la cabecera.........

    Cariños

    ResponderEliminar
  3. Las fotografias, que no son otra cosa que imágenes, más o menos fieles de la realidad, son para mi un punto constante de sugerencias, de meditación. El contraste tan bien echo de las fotos que nos ofreces, nos permiten reflexionar sobre que la felicidad esta más cerca de la inocencia y de las ilusiones que de la posesión de bienes materiales.

    A veces, cuando de mayores alcanzamos a poseer algo material con lo que hemos soñado nos damos cuenta de que lo que de verdad valía era el sueño y no el objeto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy ciertas tus reflexiones, amén de filosóficas, Chela. Gracias por visitarme.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita, Moisés. Encantado de tenerte por acá.

      Eliminar
  5. voto por el lavaplatos... pero dado mi tamaño tendría que ser una bañera jajaja
    nada como la magia de los niños humilde, todo nos sirve para divertirnos en grande, saludos querido Peaton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, querida Amalia. Creo que los creativos de Master Card no alcanzaron a dimensionar el impacto de su eslogan en los verdaderos valores, diferentes a los que se pueden comprar.

      Eliminar
  6. Darío: Extraño la magia aquella, que me permitía transformar una simple caja de zapatos en un maravilloso cofre del tesoro,¡que tiempos aquellos!
    Aquí me tienes de nuevo participando en tu espacio, después de haber dado una vuelta por el purgatorio.
    Las secuelas persisten, pero espero poder salir airosa, como ese pequeño a quién no le importan sus pocos recursos.
    Recibe un abrazo cariñoso de tu tía Ku.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tía Ku, tu visita me llena de alegría y perfuma este espacio con el aroma de la palabra. ¡Que bueno tenerte de vuelta! Y por muchísimo rato. Un abrazote.

      Eliminar
  7. y yo que creí que nuestros gatos se divertían barato, muy bueno :)

    ResponderEliminar
  8. DARÍO,ME HAS HECHO RECORDAR AQUELLOS TIEMPOS EN QUE MIS MUÑECA LA HACIA DE UNA MEDIA DE MI MA RELLENA DE GARRAS,O JUNTO A MIS HERMANOS HACIAMOS CARRITOS CON LAS CAJAS DE CARTON Y UN HILO Y A DARLE!!!,GRACIAS POR COMPARTIR ALGO TAN BELLO QUE HERMOSAS FOTOS DIGNAS DE UNA GALERIA,SALUDOS.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tus comentarios tan generosos, Pentrova. Pero sobre todo por bonitos tus recuerdos con los que me identifico totalmente.

    ResponderEliminar

Héroes insospechados y clandestinos

“Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes más grandes de la historia.” Walt Whitman Irene & Cia. Una muchac...