lunes, 15 de abril de 2013

A mí me gustan las mujeres de verdad

(Mi madre entre un par de amigas, ahora años. Foto familiar)


Hace un par de años un reconocido laboratorio cosmético (¡siempre los laboratorios!) se inventó una encuesta para hacerle creer a las mujeres que a los hombres nos disgustan sus arrugas. Ante semejante despropósito, escribí un post que bauticé “Reivindicación de la arruga, defensa de la estría”. No obstante, acaeció que una amiga venezolana (hermosa, tal las mujeres que se crían silvestres en ese entrañable país) me hizo una confesión perturbadora, como quiera que el espejito de mano que siempre lleva en la cartera, indiscreto como el de la madrastra del cuento, le reveló sus primeras arrugas. -“Mi contextura robusta...... vaya y pase, he aprendido a sobrellevarla; pero arrugas...... ¡qué horror!”- enfatizó compungida en su correo electrónico. De  suerte que consideré pertinente desempolvar el escrito en cuestión para ponerle de presente el encanto boticelliano de las mujeres rollizas, así como la dignidad de esa mutación natural (la arruga) que las sumerge en el mundo adulto, haciéndolas aún más interesantes, así:

A mí me gustan las mujeres de verdad.  Me gustan las modelos bastantonas de curvas generosas que aparecen en “Televentas”, tal como lucían antes de aplicarse el tratamiento  para eliminar  el exceso de grasa abdominal  o las estrías de las caderas.  Me gustan la arrugas precoces de las damas cincuentonas y sus “patas de gallo” donde se columbra  el uso intenso de la vida, para bien o para mal -como dice el bolero-  pero uso al fin, ejercido sin avaricia por demás inútil.

Sin embargo,  en criterio de los laboratorios cosméticos Vichy, “la arruga no es bella según ellos”; y para afirmar tal disparate, se apoyan en el resultado de un estudio poco serio que dieron en bautizar con el embeleco de: “Las arrugas de las mujeres vistas por los hombres”.  ¡A mí que no me incluyan en esa estúpida generalización! Pero la amañada encuesta es aún más temeraria, al concluir que el único defecto que los hombres no perdonamos a las mujeres –salvo a las madres y a las abuelas- son las arrugas. Falso. A los hombres de verdad –no sólo a los de mi edad media, sino también a los más jóvenes- nos gustan las mujeres de verdad, con sus estrías coquetas -que son como huellas de la generosidad con que dan la vida, y a veces son signos de la desmesura, qué más da-; y se nos van los ojos por las señoras con incipientes “patas de gallo” que enmarcan sus miradas con un halo de inteligencia y misterio. Nos gustan asimismo las damas con sus redondeces espléndidas de fruta en sazón, en cuyos escotes se asoman tímidamente las  líneas sutiles de la dulzura.

De modo que descreo  en la encuesta de marras, y tengo para mí que fue dirigida a una muestra de hombres “metrosexuales” o de modistos entecos, cuyo pobrísimo concepto de la belleza femenina se limita a las modelitos anoréxicas de “Vogue”.  No podía ser de otra manera, es evidente, ya que la encuesta fue ordenada y financiada por los laboratorios que producen las cremas anti arrugas.

Con todo,  estas perniciosas encuestas que no reflejan la verdadera opinión masculina, logran calar en la sensibilidad de algunas mujeres en detrimento de su autoestima que resulta injustamente vulnerada. Por eso les digo a las mujeres de carne y hueso -más carne que hueso o más hueso que carne, todas encantadoras-, que los hombres de verdad, los que las vemos pasar por la calle, en la oficina o en el autobús, admiramos su belleza real, más allá de las marcas que han dejado en su piel los besos lascivos de Cronos.

Claro está que existe uno que otro güevón que se toma en serio la entelequia de que sólo la mujer sin arrugas es bella. Pero a ese le digo lo que cantaba el poeta frances, Georges Brassens: "El que es güevón, es güevón, la edad no tiene nada que ver"

4 comentarios:

  1. Darío: Finalmente puedo publicar, ya que, repentinamente,me quitaron mi cuenta de Gooogle y después de muchas vicisitudes, pude recobrarla.
    Al leer ésta publicación te admiro y estimo más, ya que me haces ver que existen los hombre de verdad, que saben admirar a la mujer, por ser mujer, no por los kilos de maquillaje, las cirugías o los sacrificios de andar con zapatillas altas ( aunque les estén machacando los pies).
    Gracias por ser así, creo no ser la única que te lo agradece.

    Me encantó el hongo de la foto. Una pregunta: ¿ustedes comen hongos? Aquí hay una variedad de riquísismos hongos, no los champiñones, cultivados artificialmente, sino los silvestres. Yo los cocino con cebolla, flor de calabaza, granitos de elote y calabacitas tiernas. Luego se comen con tortillas de maíz calientes y ¡la gloria!
    Saludos, ya estoy aquí: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida tía Ku:

      Eres sencillamente adorable. Gracias por tus palabras. Me encanta tenerte nuevamente en el ciberespacio.

      En cuanto a los hongos, te cuento que el de la foto no es comestible y antes bien, altamente venenoso. Pero si, acá consumimos básicamente los que llaman champiñones y otras variedades más sofisticadas como los chitake, etc. (pero casi todos son variedades foráneas). Un beso.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo.
    A mi me gustan las mujeres de verdad.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, hombre, David. Y el cine que tanto te apasiona si que nos ha mostrado mujeres de belleza ejemplar. Un abrazo.

      Eliminar

El canario que descubrió que los trinos en twitter eran lo suyo

(Créditos foto: www.flickr.com) “A la abeja semejante, para que cause placer, el epigrama ha de ser pequeño, ágil, pica...