lunes, 22 de julio de 2013

Nairo el "New Beetle" colombiano

(Nairo Quintana. Foto de www.nuestrociclismo.com)

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151776666749066&set=a.10150225336479066.355927.14302129065&type=1&relevant_count=1&ref=nf


"Se me rompió el corazón en la trepada al Monte Ventoux y pedaleo más allá de la meta ilusoria. Ahora pregunto desde lo eterno en el hombre: ¿Cómo puedo emplear con ventaja los tres segundos que logré descontar a mi más inmediato perseguidor?" (Juan José Arreola)

Pequeño, rápido, juvenil, potente, "todoterreno", disciplinado, inalcanzable en las subidas, discreto pero eficiente, varsátil y producido 100% en Colombia. Desde luego no estoy haciéndole propaganda a un automóvil Volkswagen New Beetle. Hablo de Nairo Quintana, el nuevo escarabajo (new beetle) boyacense, el campeón novato del ciclismo mundial de élite, el campeón del premio de montaña, el subcampeón del Tour de Francia, el escalador colombiano, en fin, el que siguió la senda que dejó marcada ahora años José Patrocinio Jiménez, también boyacense, en el escarpado paso de Tourmalet en los Pirineos, el que dejó parte del corazón en el Alpe d`Huez.

Y todo eso gracias a una estupenda maquinaria humana fabricada por don Luís y doña Eloísa en Tunja, Boyacá, mejorada en Cómbita a punta de agua de panela, almojábana y queso, y puesta en movimiento por uno de esos enormes y nobles corazones que sólo se crían en el altiplano boyacense. Campeón, insisto, no gracias a la ayuda de un Estado mezquino y avaro, sino a pesar de él, así el gobierno y los oportunistas de siempre quieran reivindicar para sí mismos una victoria que sólo le pertenece a Nairo y a su valiente familia. Y a los Colombianos de a pie, es natural. Porque como alguien afirmó una vez: nuestro gobierno sólo se acuerda de sus hijos más humildes para reconocerlos cuando estos han triunfado por su propio esfuerzo (y con grandes sacrificios) o para castigarlos cuando se han descarriado de la senda deleznable del Código Penal, ante la falta de oportunidades. No fue este último caso el de Nairo Quintana por fortuna, sino el de la victoria merecida y el podio de los campeones.

Gracias, Nairo, por esta enorme satisfacción; por la reivindicación de nuestra Patria mestiza que hoy sonríe orgullosa como tú, mostrando al mundo esos hermosos dientes blancos parecidos a los granos generosos del maíz, que un 21 de julio iluminaron los Campos Elíseos de París.

6 comentarios:

  1. Felicidades por el éxito de Nairo Quintana, el joven ciclista colombiano, "rey de la montaña" y que muy merecidamente ha llegado a un puesto tan destacado en la final del Tour. Tiene juventud y coraje, además de distinguirse en su vida por un constante afán de superación personal y deportivo.

    Me gustan las palabras que le dedicas en este post, valorando su trayectoria y el apoyo de su familia.

    Felicidades a todos los colombianos que reconocen y valoran el esfuerzo personal de sus héroes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Chela, por tus palabras. Las recibo emocionado en nombre de la Patria que representa Nairo. Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  2. Mi enhorabuena y benplacito, como tu dices verdaderos hijos de esta America vista muchas veces de ladooooo

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, querida Martha. A los Europeos se les olvida con frecuencia el aporte americano a su subsistencia y en no pocas oportunidades, a su salvación. Cariños.

      Eliminar
    2. "el descubrimiento" y "la colonizacion" dio sus magnificos frutos
      Despojados y mutilados quedaron sus autenticos dueños.

      Cariños

      Eliminar

Guía zurda de Cartagena de Indias

(Plazoleta Benkos Biohó en la Matuna, Cartagena de Indias. Foto de El Universal) (el peatón haciendo una foto por encargo, Cartage...