lunes, 23 de septiembre de 2013

Nada como el porro colombiano


Nada como el porro colombiano....

Eso comentaba yo hace unos meses en el “Salón Málaga” de Medellín mientras disfrutaba  con unos amigos una cerveza helada al calor de ese aire musical colombiano que interpretaba, a la sazón, un versátil dúo de teclado y guitarra. Una turista española me interpeló para aclararme, muy convencida ella, que el porro californiano es mucho mejor. Ofendido por la ignorancia atrevida de la muchacha en cuanto a nuestro género musical, le insistí en que el porro (como la cumbia) sólo puede ser colombiano, si bien tiene grandes intérpretes en otros países latinoamericanos. Entonces la españolita se excusó diciéndome que ella se refería a otra cosa. Yo  también me sentí avergonzado por mi defensa tan vehemente del porro equivocado, de modo que le ofrecí disculpas, aduciendo torpemente (peor la disculpa que la culpa) que yo de marihuana sé más bien poco.

Pero revisemos el origen de esta confusión tan trivial: el error, creo yo, provino de mi comentario, como quiera que sobraba el adjetivo “colombiano”, ya que, como se afirmó anteriormente, el porro es colombiano por antonomasia. No obstante, llama la atención que el diccionario de la RAE no traiga en ninguna de sus acepciones de porro la de (se me ocurre en este instante): festivo aire musical del Caribe colombiano, resultado del sincretismo cultural indígena, africano y europeo, arraigado en la cuenca del río Sinú (¡ah, caramba!). Y en cambio si trae en su tercera acepción la de: cigarrillo liado, de marihuana, o de hachís mezclado con tabaco”. Comprensible, entonces, la afirmación de la jovencita (que sus razones tendría para ponderar el porro californiano), y el equivocado era yo pues de esos porros desconozco, no tanto por mi virtud cardinal de la templanza, que la tengo escasa (debo confesar que me gusta el aguardiente antioqueño) sino porque nunca me la ofrecieron, y ahora, con medio siglo de vida encima, no voy a empezar a fumarla.

¡Ah! pero el porro sabanero ...... ese si es una delicia para los oídos, un elíxir para alegrar el alma, un resorte que pone en movimiento hasta las caderas de un tullido. El porro puede ser “tapao” o “palitiao”, o bien fusionado con la cumbia, con la salsa dura y aun con el jazz, como esa  descarga magistral denominada “Mondongo” (diez minutos de sabor), compuesta, si no estoy mal, por Francisco Paredes e interpretada por los “Corraleros de Majagual”. No en vano las tierras Sinuanas, y en general las playas de  nuestro Caribe, han exportado grandes jazzistas iniciados en los sabrosos rítmos costeños como  Justo Almario, Jorge E. Fadul, Julio Arnedo (el padre), Joe Madrid, Armando Manrique (Manricura) y Gabriel Rondón, entre otros músicos del litoral atlántico. En fin, podría extenderme en prosa profana e inútil citando piezas como Carmen de Bolivar -de Lucho Bermudez-, Micaela y la puerca -de Luis Carlos Meyer-, el pájaro picón, quiero amanecer y golfo de Morrosquillo -interpretados por don Pedro Laza y sus Pelayeros-, mi cafetal, don Eliseo o el vaquero. Mas es lo cierto que la música, como el amor,  no están para ser definidos sino para disfrutarlos con el corazón y los sentidos. De modo que comparto con mis queridos colegas peatones un porro que me gusta mucho: "La vaca vieja" de Clímaco Sarmiento, pieza musical interpretada por la orquesta venezolana Billos Caracas boys. Canta Cheo García.

Así las cosas, teniendo en cuenta que en la “Torre de Babel” hispanoamericana, uno nunca sabe si pisa culebra o pisa bejuco, aclaro, para que nadie se llame a engaño, que NO HAY NADA COMO EL PORRO, a secas.

5 comentarios:

  1. Ni susto me diste con el bendito "porro", que por aca tenemos un lio que ni te cuento.

    Agradezco tus comentarios y que siempre me visites pero, querido Dario, cuando me dices alicia.......me haces sentir la protagonista del cuento infantil, cuento que te soy sincera nunca me gusto en mi infancia.
    Y como se dice si no gusta la sopa pues dos platos,ahora de abuela tuve que ver en el cine la dos verciones de Alicia en el pais de las Maravillas ja ja!!!

    Martha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Martha:

      Perdona el imperdonable desaguisado. Es que, no sé por qué, tengo a una Alicia metida en la cabeza.

      Eliminar
  2. Una página muy sabrosona, pero por la referencia al porro musical (ahora hay que aclarar el término). Tienes razón que es un fallo que el diccionadrio de la RAE no haya dado referencia de esta popular musica colombiana..

    Para acompañar esta lectura he buscado unos vídeos en YouTube, y mientras te escribo estoy escuchando "La Vaca Vieja" por Sonora Dinamita y la voz de Antonio Gonzalez, y otros más que voy a buscar seguidamente..
    ¡A bailar toca!.¡Que animación!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He escuchdo también una versión de "La Vaca Vieja" por la orquesta Billos Caracas Boys y cantada por Cheo García. ¡Que buen ritmo!
    Llevo un rato escuchando varias versiones y estoy "morada" de tanto porro, jajaja...
    Ahora que conozco de que va, puedo decir que me gusta el porro. Más de uno o una se va a mosquear. Cuestiones del lenguaje.
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja, seguro que si, querida Chela, tendrás que hacer la aclaración de que te aficionaste al porro musical y no al otro que sabemos. jajajajaja. un abrazote, amiga.

      Eliminar

Los puntos susp......versivos

En el reino de las líneas, los puntos eran vistos con desconfianza. Y era natural, pues las líneas, siempre organizadas como un...