viernes, 7 de noviembre de 2014

Ruta 136 al servicio del servicio doméstico (notas de trabajo)

Estas son mis notas para la crónica gráfica de una ruta de bus muy particular (aunque se trate de un servicio público), concebida únicamente para que las trabajadoras del servicio doméstico, o sea, particular, puedan llegar hasta las lujosas mansiones de Pinecrest, en el exclusivo sector de Coral Gables, donde prestan sus servicios a un público, hay que decirlo, igualmente particular.


La ruta 136 sólo funciona de lunes a viernes, de seis y media a nueve de la mañana, con rumbo a las hermosas mansiones, vía Old Cutler Road.

Es un servicio en el que (aparte del cronista circunstancial) todas sus usuarias son mujeres. Durante dicho horario, otras laboriosas mujeres aprovechan la ocasión para vender empanadas y café en la estación de salida Douglas Road Metro Rail Station. Es el rebusque (perdonen el colombianismo), es decir, la "solución ocasional e ingeniosa con que se resuelve una dificultad", según reza la segunda acepción del diccionario de la RAE.




Aquí sólo se habla español, ya sea con acento dominicano, colombiano, cubano, peruano, ecuatoriano, hondureño, venezolano, salvadoreño, mexicano, en fin, latinoamericano.





 Mientras se dirigen al trabajo (todas se conocen y se saludan por su nombre), hay tiempo para compartir las fotos de los hijos, hablar de la patria que se quedó atrás, de la incertidumbre, del asilo, de la deportación, del abogado en causas de inmigración que se quedó con su salario, qué sé yo, de la vida y de la nostalgia.


Y a medida que discurre por la panorámica Old Cutler Road, el bus 136 se va desgranando como una mazorca hasta quedar sin un sólo grano en la calle 136 del SW con la US 1.
















La ruta restablece el servicio de tres a seis de la tarde para el regreso de las trabajadoras a sus hogares, donde, muy seguramente, seguirán ejerciendo el oficio para beneficio de sus seres queridos, ya no digamos a ocho dólares la hora, sino por puro amor, que, como se sabe, no tiene precio ni horario regular.

!Que grandeza y dignidad la de estas valientes mujeres!

(ofrezco disculpas por la deliberada mala calidad de las fotos, hechas con un humilde teléfono celular del tercer mundo, y por la precariedad de los signos de puntuación debida a un teclado poco amigable con el idioma castellano)

!Y perdone la letra, patrona!




6 comentarios:

  1. creo que el cronista se merece una mejor maquina de fotos a la altura de su trabajo, querido Peaton tu lo dices las mujeres no tenemos límites cuando de familia se trata, todo por ella, saludos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por tu solidaridad, querida Amalia. Mi hija se apiado' de m', merced a tu comentario, y me procuro' una mejrpara futuras cro'nicas

      Eliminar
  2. Por aca las empleadas del servicio domestico tiene sus leyes sociales, debiendoles pagar entre otras cosas : tributos para la jubilacion
    Lamentablemente el gobierno actual con subsidios para el no trabajo va mermando un oficio que es digno si es digno si se le paga bien y se le trata bien,como toda mujer que

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi patria todavía nos falta avanzar mucho en la protección de este importante gremio. En algunos lugares remotos se dan incluso lamentablemente formas veladas de esclavitud juvenil.

      Eliminar
  3. Estimado Dario agradezco muchisimo tus palabras y que hermoso regalo me has hecho en ellas!!!!!!!
    Ademas es un autor muy apreciado por mi.

    Cariños

    ResponderEliminar

Héroes insospechados y clandestinos

“Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes más grandes de la historia.” Walt Whitman Irene & Cia. Una muchac...