martes, 24 de noviembre de 2015

El hedor de la podre en Chocó

(foto de www.colombia.com)
“Involucran a gobernador de Chocó en millonario fraude a la salud
Dos escandalosas declaraciones vinculan al mandatario seccional, Efrén Palacios, con un fraude de por lo menos $4.000 millones de pesos.”
Revista Semana.com Noviembre 23 de 2015


Estamos tan acostumbrados a la corrupción en el sector público, que cuando vamos por los territorios de la patria la plaga de los funcionarios venales nos parece tan normal como el paisaje.  Y bajo la égida de esa “normalidad” se mueren los niños, las madres y los compatriotas más vulnerables por falta de atención médica. Por otra parte, ante la contundencia de las evidencias, comienza a caer (demasiado tarde) la banda de hampones que se ha robado más de cuatro mil millones de pesos de la salud en el departamento de Chocó. Habrá investigaciones exhaustivas contra el Gobernador de turno, los Secretarios de Salud departamental y local, golpes de pecho, confesiones y delaciones negociadas con la Fiscalía, tejemanejes judiciales, vencimiento de términos, en fin; pero condenas, muy pocas.

Tierra de contrastes es este hermoso Departamento olvidado de todos. Cuando uno viaja a Quibdó, desde la ventanilla del avión de SATENA se observa entre la niebla el tupido bosque lluvioso, semejante a un brócoli gigantesco que contiene casi todas las riquezas naturales del mundo. Mas, cuando uno baja hasta el puerto fluvial de la capital chocoana, en el margen del río Atrato, muy cerca del mercado público, el hedor es insoportable. No tanto por la precariedad del alcantarillado o por su clima malsano que acelera la descomposición del pescado, sino por la podre de la clase política y burocrática local que azota al valiente pueblo de Chocó, digno de mejor dirigencia. Sin embargo, al cabo de unas cuantas horas uno termina por acostumbrarse al hedor, al punto que deja de percibirlo. Inconcebible!!!


Para viajar al Chocó hay que estar previamente vacunado contra la fiebre amarilla. Se me ocurre que debería exigirse asimismo una vacuna contra la indolencia. La sociedad civil debe organizarse para hacer mayor control social de lo público. No podemos acostumbrarnos a que la corrupción administrativa forme parte de nuestro entorno. Hay que denunciarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El canario que descubrió que los trinos en twitter eran lo suyo

(Créditos foto: www.flickr.com) “A la abeja semejante, para que cause placer, el epigrama ha de ser pequeño, ágil, pica...