lunes, 18 de abril de 2016

Mis tres tristes trajes



En el armario de mi cuarto,
dispuestos en fila india
como ahorcados sin fórmula de juicio,
cuelgan mis tres tristes trajes.

Penden de ganchos olorosos a pino,
olvidados junto a la corbata Hermès
y la camisa Van Heusen,
desde que renuncié a ser un maniquí de paño.

Allí, suspendidos, lucen acartonados,
circunspectos, graves y trascendentes,
como invadidos por la rigidez cadavérica
que les causa mi abandono.

3 comentarios:

  1. Nos vestimos para la ocasion o....la ocasion nos viste ????
    Grato leerte
    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en tratándose del trabajo, la ocasión, por fuerza de la convención, nos viste, querida Abu. En mi caso, el traje y la corbata son el overol del letrado.

      Eliminar
  2. ¡¡¡Genial!!!
    El titulo engancha y los versos suenan rotundos y llenos de contenido. Ser uno mismo, ajeno a las apariencias.
    Un abrazo desde esta orilla.

    ResponderEliminar

No fue hurto agravado, fue un rapto de amor

Redacción El Espectador, 7 de diciembre de 2017 "En Melbourne, Australia, un sujeto ingresó a un local de venta de juguetes sex...