lunes, 3 de octubre de 2016

Santa Paula, mi barrio. O lo que queda de él


(Cecropia peltata. Un Yarumo como este es lo único que quedó de mi casa en Santa Paula. Foto. www.flickr.com)


PEQUEÑAS NARRACIONES INTRASCENDENTES

 

El peatón cuenta que…

 

Salvo mejor cuenta de alguna memoria menos precaria que la mía, hace cuarenta y cinco años el barrio de Santa Paula consistía en unas cuantas manzanas construidas entre la calle 108 y la 112, al oriente de la carrera 15. Lo demás eran lotes urbanizables utilizados provisionalmente como potreros donde pastaban vacas indolentes, que sólo se inmutaban al escuchar el pitido del tren del norte que paraba innecesariamente en la estación de Usaquén, quizá por costumbre o tozudez en el cumplimiento del itinerario, pues nunca había pasajeros esperando.  Salvo nosotros, que le poníamos piedras y monedas en los rieles, aguardando escondidos tras los árboles a ver que pasaba. Sin embargo nunca se descarriló el tren, y en cambio si extraviamos muchas monedas.

 

El potrero era el universo y la calle el ágora de nuestros juegos infantiles.



Hoy pasé por mi barrio y sólo vi manzanas pobladas con edificios abigarrados que le borraron su fisonomía entrañable. Y, por supuesto,  no vi niños en la calle. Los que había se los llevó el tren de los años, que, como se sabe, nunca se descarrila, así le pongamos trampas en los rieles y perdamos nuestras monedas en el intento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Guía zurda de Cartagena de Indias

(Plazoleta Benkos Biohó en la Matuna, Cartagena de Indias. Foto de El Universal) (el peatón haciendo una foto por encargo, Cartage...