miércoles, 30 de noviembre de 2016

FASTRAK(R)

(Foto cortesía de Croydon)


Esta mañana, frente al espejo, mientras me afeitaba la barba rala escuche nuevamente en la radio la palabra fast track.

¿Y qué es fast track?, me pregunté.

FASTRAK(R) es un modelo de tenis ochenteros fabricados por Croydon, un poquito más caché que las adustas botas blancas de lona pro keds que nos obligaban a utilizar en clase de educación física.

O si se quiere, según la inefable Wikipedia, fast track es “es un protocolo de red en donde se pueden intercambiar archivos P2P. Se caracteriza por el uso de supernodos para aliviar la carga de los ...” etc, etc, etc, Ah, caramba!

O también, según su traducción literal al castellano, es una vía rápida.

¿Vía rápida para qué? 

Para que el Congreso, según Acto Legislativo previo, pueda debatir conjuntamente en ambas cámaras y con presteza las leyes relativas a los acuerdos de paz entre el Gobierno Nacional y las FARC, agilizando de esta manera la puesta en marcha de lo pactado en la Habana.


Hubiéramos empezado por allí. Es decir, llamar las cosas por su nombre, en buen romance, para que los colombianos de a pie tengamos un mejor entendimiento de un proceso que a todos involucra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El canario que descubrió que los trinos en twitter eran lo suyo

(Créditos foto: www.flickr.com) “A la abeja semejante, para que cause placer, el epigrama ha de ser pequeño, ágil, pica...