jueves, 28 de agosto de 2014

Oficios varios y otros varios oficios I




La de oficios varios

Por: H. Darío Gómez A.
La recogidita que es el ángel de la guarda de la mascota con pedigrí
y limpia los cristales para dar la bienvenida al sol en la mansión.
La de los mandados, la del nombre olvidado,
¡esta niña!, ¡muchachita!, ¡indiecita!,
la de piel tersa como canto rodado
y labios de mamoncillo que aún saben rezar
al Dios sordo de sus ancestros.
La que lleva en sus manitas de cieno el peso del canasto
y en los poros el recuerdo intacto de la hierba florida.
La que sirve el té con guantes de caricatura de Disney,
la de lavar y planchar, ¡Ay mi niña!, la de oficios varios,
la que nos barre el mundo por nada o casi nada,
la que juega con los colores de la infancia
escondida detrás de nuestra inmundicia.

créditos foto: de César Ángel www.flickr.com

jueves, 21 de agosto de 2014

Canción de la polilla

Por: H. Darío Gómez A.


 Polilla / Moth por jmrobledo

Vivo en el armario del hombre, trabajando su perdición.
Me alimento con la ropa que disimula su falible coraza
y con los trajes que ocultan su alma hecha jirones.
Soy el artesano del agujero y el promotor del parche,
el terror de los pliegues invisibles donde se esconden
los humores de la dicha y el espanto.
Soy el mensajero que anticipa la ruina con discreción roñosa,
con la demora de quien, inmune a la naftalina, disfruta el daño infligido
deshaciendo, hebra por hebra, las costuras de la existencia.

(Foto de JMRobledo, www.flickr.com)

viernes, 15 de agosto de 2014

Mis otras mujeres amadas III (Lucy Fabery)

Tarde llegó a mi vida Lucy Fabery. Cuando escuché por primera vez (hace apenas unos meses) a la “muñeca de Chocolate”, es decir, a la tierna edad de cincuenta y dos años, me reproché por haber pasado toda una vida sin conocer a la reina del feeling puertorriqueño. Porque desde niño, merced a la afición musical de mi padre, siempre estuve acompañado de mujeres cantantes, cuyas hermosas voces emergían de las carátulas de los discos que enseñaban sin pudor sus rostros retocados y sus escotes provocativos. Así me enamoré de Blanca Rosa Gil, la señora de la canción cubana, y de la glamurosa dama peruana, Chabuca Granda, la flor de la canela, por citar sólo un par de ejemplos.

Mas es lo cierto que mejor tarde que nunca, de modo que desde que conocí a Lucy Fabery no he hecho otra cosa que disfrutar su exquisita compañía para deleite de mi alma. Y digo del alma más que del oído, porque el feeling, hermano del soul, no se agota en el sentimiento, sino que trasciende las entrañas. Lo mismo pasa con el blues y con la palabra saudade, ese sentimiento único que escapa a cualquier definición pero nunca a los sentidos. Esgrimo como prueba inapelable de lo dicho, los testimonios contundentes de la bossa nova y el fado. Pero ese es otro cuento.

Volviendo a Lucy Fabery, debo mencionar que es, a mi juicio, la mejor exponente viva de esa fusión extraordinaria entre los ritmos del jazz y del bolero, acompañada de orquestas con formato de “Big band”, como la de Humberto Ramírez, gran trompetista de Puerto Rico.

Escuchémosla acompañada de Humberto Ramírez y su Jazz Orchestra.