Google+ Badge

miércoles, 22 de junio de 2016

Vida, pasión y muerte de un ponqué Ramo




Pocos maridajes tan afortunados en la vida como el ponqué Ramo con leche. Si acaso se le acercan -y muy de lejos- la mogolla chicharrona con Pony malta, o el buñuelo con kumis. Quizá sean los recuerdos de la infancia que idealizan ciertas golosinas, pero lo cierto es que no cambiaría, pongamos por caso, un roscón caliente con gaseosa en la puerta de una panadería por un filete de congrio a las finas hierbas con vino blanco en La mar. 

¡Ah!, pero el ponqué Ramo con leche…

En fin, debo confesar que tengo gustos que resultan harto extraños a mi edad. Los viernes por la noche me gusta llegar a la casa, enfundarme en la cama para releer mi colección de cuentos de Tintín, provisto de un vaso de leche y un ponqué Ramo. No me canso de admirar los  dibujos perfectos de Hergé  donde el nivel de detalle de los objetos, sobre todo de los automóviles, es alucinante. ¿Qué me dicen del Buick Super 1.949 rojo conducido por el Doctor Müller -el maloso- en Tintín en el país del oro negro?. Extraordinario. Es como si levitara poderoso e ingrávido sobre el desierto.

Otra maravilla para los sentidos es el ponqué Ramo, como quedó dicho. La tajada debe ser perfecta, consistente, sin que se desmorone al más leve contacto con la leche como sucede, por ejemplo, con las burdas imitaciones del Éxito.

El caso es que nadie en mi casa osa interrumpir esa licencia, esa pequeña satisfacción sensual que no dura más de media hora. Pequeña dicha que me he ganado merced a mi escasa proclividad a otros excesos.

No obstante, el viernes pasado ocurrió una contingencia que afectó negativamente mi rito lácteo y banal. Sucedió esto: consciente de que se habían agotado mis existencias de ponqué Ramo, tuve la previsión de comprar uno antes de abordar el Transmilenio con rumbo a la casa. Lo adquirí en una tienda cercana a la oficina donde el dependiente, conocedor de mi ponqueramodependencia, me despachó el más fresco.

Sabido es que al finalizar la tarde resulta imposible viajar sentado en cualquier transporte urbano masivo. Sin embargo -eran las seis y cuarto-, aún estaba a tiempo para tomar el primer expreso de la noche que no viene tan lleno. De tal suerte, me apresté para ingresar entre el primer grupo de pasajeros de la estación y ganar así el nicho del bus donde se ubican los cochecitos de los bebés, espacio que está ni mandado hacer para contener mi enorme humanidad junto con su delicadísima carga de golosinas. Gané, en efecto, el nicho, y me acomodé de tal manera que la talega quedó a salvo de los apretones. Estaba satisfecho al saber mi tesoro indemne, porque como ya dije, no concibo un ponqué desmoronado. En tal circunstancia se echaría a perder, quedando útil sólo para alimento de los copetones que visitan mi antejardín. Reconozco que soy rígido en este sentido y un poco obsesivo, si se quiere. Cuando hago las compras en el supermercado, siempre le entrego al empacador el ponqué en último lugar, y le pido que no me lo envuelva con los demás víveres para evitar que se convierta en harina al contacto con su dureza o su peso excesivo. Soy así, ¡qué le vamos a hacer!.

Pero volvamos al  Transmilenio. Me encontraba a mis anchas en el articulado, y estando a cuarenta minutos de la casa ya me figuraba arrellanado en mi cama disfrutando ese manjar. Imaginé la leche escalando con lascivia las moléculas impolutas del ponqué exquisitamente horneado, y esa deliciosa impresión de ternura sempiterna en el paladar que sólo se consigue con una torta de tres leches bien elaborada. Una fiesta de los sentidos. Mas, todo sueño tiene su duro despertar, de manera que me espabilé cuando una dulce anciana que estaba sentada en la silla azul, al lado de mi refugio, se ofreció a llevarme el paquete.  Le dije que no, que muchas gracias, que así estaba bien, pero la viejecita insistió tanto, que me dio pena defraudar su necesidad de sentirse útil entre tanto trabajador cansado por la dura faena diaria.

Le entregué a regañadientes mi ponqué Ramo. Ella puso la talega en el regazo, lo cual me infundió algo de tranquilidad. Rodábamos por la avenida Caracas a la altura de Chapinero cuando el articulado frenó intempestivamente, de modo que la bolsa plástica se deslizó por la falda de la señora hasta quedar suspendida en la caída de sus piernas. Menos mal ella la tenía bien asida por las orejas. Suspiré. Con todo, mi alivio fue momentáneo porque la bolsa que colgaba entre las rodillas de la ancianita y el bastidor que separa el nicho de las sillas azules comenzó a golpear el armazón con cada movimiento del vehículo. En este momento del viaje ya estaba  sudando por la ansiedad.

Hice un primer inventario de las pérdidas: a juzgar por el aspecto de la bolsa, era probable que el ponqué se hubiera estropeado en un veinte por ciento. Se trataba de una avería simple, aunque el riesgo era inminente -por utilizar la jerga técnica de los transportadores-. Sin embargo, todavía era posible salvar el resto de la carga,  de suerte que le pedí a mi “auxiliadora” el paquete que en mala hora le encomendé, haciendo una pequeña reverencia de agradecimiento. No obstante la mujer se negó con tozudez, aduciendo:

-       Pero señor, si aún no se puede bajar; este expreso sólo se detiene en “Alcalá”. Tranquilo que la bolsa no me estorba. Yo se la sigo llevando. - agregó contundente.

No fui capaz de insistir. Soy ante todo un caballero. Empero, la dama debió notar la inquietud en mi semblante porque de inmediato devolvió el paquete a su regazo y en seguida me miró. Yo aprobé su prevención con una sonrisa. Pensé -con más candor que sentido común- que si continuaban así las cosas no habría que temer otra circunstancia que pusiera en peligro mi preciada mercancía.

Pero en la estación de Los Héroes el vehículo hizo un giro inesperado que empujó a una muchacha que estaba de pie junto a la anciana, con tan mala suerte que la jovencita en cuestión fue a parar sobre las piernas de esta. Consideré que había llegado el fin. Sin embargo la viejita, haciendo gala de buenos reflejos, había alcanzado a hacerle el quite poniendo a salvo mi bolsa. La alzó victoriosa para mostrármela. Suspiré de nuevo.

Fui un tonto al pensar que allí acabarían las tribulaciones de mi viaje tan accidentado. Sucedió,  pues, que faltando unas cuadras para llegar a mi estación de destino –yo estaba satisfecho con mi salvamento-, la muchacha de marras reacomodó su mochila que acaso le estorbaba mucho, conque la protectora de mi tesoro, muy acomedida, no tuvo ningún problema en recibirle el morral y descargarlo con todo su peso sobre mis ponqués, machacando hasta la última migaja.

Al llegar a la parada de Alcalá le recibí a la señora la talega macilenta en que había convertido mi encargo. Agradecí sinceramente su buena voluntad, y salí del bus sin atreverme a mirar el contenido.

Luego me senté en una banca del parque, junto a la estación, abrí con estoicismo el empaque y esparcí en el piso, para deleite de los pájaros, las moléculas de ponqué Ramo que nunca serían acariciadas por la leche tibia en mi paladar.

 créditos foto: de Elecktrampa, www.flickr.com



sábado, 7 de mayo de 2016

Yo no soy un tipo serio




"Un día sin risa es un día perdido" Charles Chaplin

Hoy en día se requiere recomendación de alguien importante hasta para comprar un mugre celular. Un amigo de la infancia –flaco por única seña relevante-, ciudadano grave y trascendente con  algún reconocimiento público, me extendió hace unos días una certificación "a solicitud del interesado y a quien pueda interesar”, donde consta entre otros adornos que me atribuye inmerecidamente, que soy un hombre serio.

Pero resulta que yo no soy un tipo serio; lo cual no significa ni mucho menos que por defecto resulte siendo un payaso o que no aplique en mis negocios la diligencia de un buen pater familias. Pareciera que en nuestro medio de bostezadores profesionales, dicho adjetivo tiene como únicas acepciones las relacionadas con las virtudes cardinales que aprendimos en el catecismo del padre Astete los nacidos en los años sesentas del siglo pasado. De modo que según los nuevos cánones, para demostrar prudencia, justicia y resistencia a las bajas pasiones, es preciso mantener severo el semblante y el carácter hirsuto. En otras palabras, ser aburrido. Se piensa sin ningún fundamento que quien no es serio, necesariamente será bufo, melifluo, mediocre y banal.

Mas, es lo cierto que nada nos hace más humanos que la risa.  Creo con el maestro Baldomero Sanín Cano –quien se tomó el trabajo de escribir un ensayo para burlarse de la seriedad-  que el espíritu humano se graduó el día en que, “en presencia de un contraste inesperado, sintió que se le contraían los músculos de la risa”. Y se han escrito mamotretos sobre los beneficios terapéuticos de la risa. La risa es refrescante como los alisios que acarician el rostro acalorado de  Barranquilla durante el mes de Diciembre. Sin embargo, también es cierto que la cosa no está siempre como para reírse. He allí la grandeza del reidor. Pero es de la seriedad que estamos hablando, conque pongámonos serios.  Dice asimismo el profesor Sanín Cano que es muy fácil ser serio: “lo es la roca inmóvil… no ríe el asno… los capitanes inmisericordes apenas conocieron la sonrisa, creyéndose acaso superiores a ella y al sentido del humor”.  Y yo agrego que son serios y malgeniados muchos personajes públicos de todas las pelambres que, sin honrar las virtudes cardinales asociadas por ellos mismos a la seriedad, se apañaron el erario público y cometieron toda clase de atrocidades.

De manera que nos toca ser menos serios y más solidarios. Es menester reír con frecuencia y estruendo aún de las propias aulagas. Resulta importantísimo ofrecer sonrisas francas y desinteresadas para mejorar nuestra calidad de vida y la de nuestros compañeros de viaje, ya sean casuales, temporales o permanentes.

Así las cosas, después de escuchar mis razones tan peregrinas, el flaco Asdrúbal  -el amigo de la infancia que les cuento-“sintió que se le contraían los músculos de la risa”, le chirriaron sus mandíbulas oxidadas y  accedió a modificar su recomendación dejando constancia  -“a solicitud del interesado y a quien pueda interesar”- de .que yo no soy untipo serio.

(Foto sacada de www.flickr.com)

jueves, 28 de abril de 2016

El negro dueño del son






El peatón cuenta que………

A las doce del día el centro de Bogotá luce más hermoso. Y no es precisamente por la luz cenital, ya que durante estas temporadas de lluvia capitalina el sol brilla únicamente por su ausencia -frase manida pero acertada en este caso-. Quizá sea la gente. A esa hora comienzan a florecer las puertas de los edificios públicos y de los bancos con las muchachas que salen ruidosamente a comer.  Incluso el funcionario -grave y trascendente- suaviza su semblante a esa hora, tornándolo más humano. Pero ante la ausencia del sol, el calor del trópico va por cuenta del negro, dueño del son.

Sentado en un costado del Museo del Oro, en el Parque Santander, el dueño del son golpea el adoquín con un palo de escoba, haciendo música con el delicioso ritmo que le brota de las entrañas. 

¡Cómo toca la clave el negro, dueño del son!,
¡Cómo tararea la guaracha ese negro, dueño del son!
A 2.600 metros de altura, lejos del mar, toca y canta el dueño del son.
No tiene camisa ese negro, pero es el dueño del son.
Y perdió la luz de sus ojos el negro, pero es el dueño del son.
Oído ciertamente no le falta al negro, porque es el dueño del son. 
¡Y qué espíritu insondable tiene ese negro, dueño del son!
Le huye la fortuna, pero sigue siendo el dueño del son.
Y no pide nada a cambio el negro. Sólo toca y canta su son.
No tiene motivos para reír ese negro, pero es la alegría misma y la comparte con largueza con los transeúntes, porque es el dueño del son.
¡Qué negro más grande es el dueño del son!
¡Qué negro más digno es el dueño del son!
¡Qué negro más generoso es el dueño del son!
Viene y va sin aviso, como la brisa caribeña, el negro dueño del son.
¡Dios te guarde siempre, negro bendito, por compartirnos tu son!

(Foto de F. Hernández. "El peatón haciendo su mejor esfuerzo con los cueros ante la mirada incrédula la niña Iné)