jueves, 22 de mayo de 2014

El mal negocio de votar por la guerra

(Ave marina. Foto de Rafael Gómez Bedoya)


El negocio de la venganza privada con recursos del erario, o sea, por cuenta de nuestros impuestos, es muy lucrativo. Y por ende, la continuación de la guerra por encargo. Pelechan los traficantes de armas, los guerrilleros infames que financian sus atrocidades con el narcotráfico, las bandas criminales neo fascistas al servicio de intereses mezquinos y, cómo no, la fuerza pública (excluidos los soldados y policías conscriptos que exponen el pellejo a cambio de nada) que recibe sus prebendas del jugoso presupuesto anual para la defensa, cercano a los treinta billones de pesos, sin contar los recursos que recibe del Plan Colombia y otras fuentes.

Las cuentas para el resto de los colombianos, sin embargo, no cuadran: cientos de niños bomba armados de manera cobarde por la guerrilla para que explote en átomos su inocencia, innumerables desmembrados por las tenebrosas “bacrim”, miles de soldados regulares (no profesionales) utilizados como señuelo por sus superiores para que caigan en las celadas terroristas y que luego son devueltos a sus madres en pedazos o en un cajón cubierto con la bandera de una patria indolente que les niega el mínimo bienestar después de haberlo dado todo por ella, en fin, diez miles, o mejor, cien miles de desplazados por cuenta de la violencia inveterada que nos asuela.

 

Sería interesante cuantificar las pérdidas, ya no digamos humanas, sino económicas que produce la guerra. Al fin y al cabo para los economistas neoliberales todo se reduce a plata. Quizá entonces también ellos verían que la paz puede ser un negocio rentable.

De manera que antes de pasar por la urna, ocurre deliberar sobre la utilidad de nuestro voto de cara al proceso de paz en ciernes.  Por mi parte, daré un voto de confianza para que algún día se acabe la guerra en este país tan atribulado por las armas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Héroes insospechados y clandestinos

“Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes más grandes de la historia.” Walt Whitman Irene & Cia. Una muchac...