viernes, 14 de octubre de 2016

"Siempre el coraje es mejor, la esperanza nunca es vana"




(Foto de Rafael Gómez Bedoya)


Dice  Alberto Salcedo Ramos que la música nos ayuda a encontrar esos parientes que no nos llegan por vía sanguínea sino a través del sentimiento. Y, en efecto, cuando escucho mis canciones predilectas no puedo menos que  sentir empatía por ciertos personajes tan variopintos que  forman un arcoíris de valores. Así pasa con los colombianos. Somos de muchas índoles; algunos más cerca de la corrección, otros más lejos de ella, pero capaces de sacar lo mejor de nosotros cuando toca. Y ahora si que nos toca hacerlo para que no se extinga la esperanza de vivir en paz.

Necesitamos el tesón del temible Pedro Albundia, cuyos remos producían un melódico rugir de hermosa cumbia. Requerimos el valor y la templanza de Jacinto Chiclana, alto y cabal, con el alma comedida, capaz de no alzar la voz y de jugarse la vida. Se precisan el estoicismo y la dignidad del aromo, ese árbol que nació en un rajón por su mala estrella, y en vez de morirse triste se hace flores de sus penas.

José Barros, Jorge Luis Borges y Atahualpa Yupanqui relataron sus gestas  A nosotros nos corresponde seguir su ejemplo.

“(… )Siempre el coraje es mejor
la esperanza nunca es vana
(…)” J.L. Borges

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Héroes insospechados y clandestinos

“Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes más grandes de la historia.” Walt Whitman Irene & Cia. Una muchac...